El MacGuffin: el arte de la distorsión narrativa

por | Mar 19, 2023 | Narrativa | 0 Comentarios

Uno de los términos más intrigantes en el mundo de la narrativa cinematográfica es «McGuffin». Aunque puede parecer un concepto extraño para los no iniciados, el McGuffin ha sido un componente crucial en numerosas películas exitosas y es una herramienta vital en el arsenal de cualquier guionista.

El término «McGuffin» fue acuñado por el maestro del suspense Alfred Hitchcock y se refiere a un objeto, dispositivo o evento en una película que sirve como catalizador para la trama, pero que en sí mismo es en gran medida irrelevante para la historia en su conjunto. En otras palabras, un McGuffin es algo que los personajes de una película consideran extremadamente importante, pero su verdadero valor radica en su capacidad para impulsar la acción y mover la trama.

Por ejemplo, en «Raiders of the Lost Ark» de Steven Spielberg, el Arca de la Alianza sirve como el McGuffin. Aunque la búsqueda del Arca es el motivo que impulsa a Indiana Jones a lo largo de la película, el verdadero interés de la historia reside en las aventuras y peligros que encuentra en su camino.

De igual forma, en «Pulp Fiction» de Quentin Tarantino, la misteriosa maleta que Jules y Vincent están encargados de recuperar es un ejemplo clásico de un McGuffin. Nunca se revela qué contiene la maleta, porque lo que importa no es su contenido, sino las situaciones que su búsqueda desencadena.

Lo sorprendente de un McGuffin es que, a pesar de su irrelevancia intrínseca para la trama, puede desencadenar y dar forma a toda la historia. Su principal propósito es proporcionar un objetivo o deseo para los personajes, lo que a su vez impulsa la acción y los conflictos que forman el corazón de la trama.

Aunque un McGuffin puede parecer una mera excusa para la acción, la verdadera habilidad en su uso radica en la capacidad del escritor para hacer que el público se preocupe por él, al menos temporalmente. El McGuffin debe ser lo suficientemente convincente para que el público pueda creer que los personajes se preocupan por él. Una vez que se logra eso, el McGuffin puede ser olvidado, mientras que el público permanece enganchado a la trama y a los personajes que han sido puestos en movimiento.

En resumen, el McGuffin es una técnica narrativa poderosa que, cuando se usa con habilidad, puede dar forma y propulsar una historia, al mismo tiempo que engancha al público en un viaje lleno de suspense, acción y emoción. Al final del día, un buen McGuffin cumple el famoso dicho: no es el destino lo que importa, sino el viaje.

Alfonso Olmedo

Alfonso Olmedo

Autor

Alfonso Olmedo es un comunicador audiovisual y diseñador gráfico apasionado por la educación y la tecnología. Con un enfoque creativo y una mente innovadora, se dedica a fusionar estos campos para generar cambios.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

"El cine es una cuestión de qué está en el marco y qué está fuera." - Martin Scorsese